Inhibición del deseo sexual (Falta de deseo)

Afecta tanto a hombre como a mujeres, aunque en mayor medida a las mujeres, y está apoyado en factores como la ira, el miedo al fracaso, las fobias sexuales, patrones de comunicación equivocados, el temor al éxito sexual o el propio miedo a la intimidad. Cualquier problema sexual que padezca tanto el hombre como la mujer puede llegar a generar un bajo deseo sexual, ya que se tiende a evitar las relaciones sexuales de forma consciente o inconsciente para no quedar expuesto a un posible fracaso.


Para llegar a retomar un nivel de actividad sexual adecuado (según cada pareja) hay que volver a la sexualidad con espontaneidad, dejando de lado los problemas anteriores, y sobre todo a aprender de nuevo a disfrutar de las relaciones sexuales.


Para más información click aqui